Facebook y compañía, las nuevas porteras del Siglo XXI

 
 
  
 
 
 
 
rearwindow2.jpg picture by CarolinaDM
 
                     
                                  
                               

Parece que últimamente ya no está tan de moda leer la mítica revista ¡Hola! o enterarnos de los últimos escarceos y aventuras de los famosos; ahora uno de nuestros pasatiempos favoritos es el de estar al tanto de lo que hace el amigo del amigo del amigo, nuestras ex parejas o, incluso, hasta nuestro jefe. ¿Las culpables? Las redes sociales.

 

Antiguamente nos quejábamos de que la vecina del quinto nos observaba a través de la mirilla, y la tachábamos de cotilla y de meticona; ahora, sin embargo, no parece importarnos en absoluto que todo hijo de vecino entre en un perfil en el que ofrecemos todo tipo de detalles, se recree con nuestra intimidad, mate su tiempo mientras ve las fotos que hemos colgado sobre nuestro último verano en Riviera Maya o descubra que nos hemos hecho ‘fanáticos’ del peluquero de la Duquesa de Alba o de la Pantera Rosa.

  

Parece que este fenómeno social va a más, a pesar de que hayan salido numerosas informaciones que hablaban sobre el despido inminente de determinadas personas, después de haber sido ‘’pilladas’’ tras publicar indiscretas comunicaciones en su página. Y es que exhibirse está de moda.No parece importarnos desnudarnos y, de alguna forma, ‘’desahogarnos’’  en las redes sociales, en vez de coger cita para el psicólogo, ni tampoco parece importarnos el hecho de facilitar todo tipo de detalles sobre nuestra vida en un medio online, en lugar de llamar por teléfono a nuestro mejor amigo. Y es que me pregunto dónde está el límite en todo este asunto…

 
 
 
Anuncios
Publicado en Yo y mis cosas... | Deja un comentario

¿España la mejor?

 
 
  
 
 
toros.jpg picture by CarolinaDM
 

 

 

…Y algunos se empeñan en decir que España es el país donde mejor  se vive, pero vivimos en un país de idiotas donde  se circula más rápido por el carril derecho que por el izquierdo.

 

Un país donde cuatro de cada diez habitantes ganan menos de 857 euros al mes.

 

Un país donde los jóvenes universitarios bien preparados han de dar las gracias si su sueldo llega a los mil euros.

 

Un ‘espléndido’ país que cuenta con la mayor tasa de paro de toda Europa.

 

Un país en el que un 80% de los jóvenes no pueden acceder por sí solos a una vivienda digna.

 

Un país de VAGOS donde todo el mundo está más contento si se sale de la oficina a las nueve de la noche, cuando se ha perdido tiempo y tiempo  a lo largo del día entre los cafecitos, el cigarrito y las charletas con el compi, entre otras cosas.

 

Un país  donde los programas del corazón son líderes de audiencia, en lugar de los programas culturales.

 

Un país en el que se estudia inglés desde los 3 años y en el que luego muy pocos  saben articular más de dos palabras seguidas para defenderse en el extranjero.

 

Un país en el que las viejas quedan a merendar los domingos para cotillear sobre la vida de la vecina del quinto y ponerla a parir.

 

Un país que va de ‘abierto’ y luego tiene mucho de cerrado (homofobia).

 

Un país donde aún existe gente que dice ‘en tiempos de Franco se vivía mejor’.

 

Un país cuya imagen en el extranjero es  ‘tapas’, ‘siesta’, ‘toros’ y ‘paella’. (Y yo digo ‘P-A-T-É-T-I-C-O’)

 

Un país en el que cuanto más se chupe del bote, mejor.

 

¡VIVA ESPAÑA, EL PAÍS DE LA PANDERETA! ¡OLÉ!

 

 

 

 

 

 

Publicado en Yo y mis cosas... | 2 comentarios

El sueño del caracol

 
  
 

 

Historias de amor frustradas

.

.

.

.

  

El sueño del  Caracol 

  
 

   

 

 

Publicado en Yo y mis cosas... | Deja un comentario

El Gran Azul .- My Lady Blue

  
   
 

EL GRAN

AZUL

 

 

 

 

No

 

dejeis

 

de

 

ver

 

esta

 

 maravillosa

 

 película

 

(Ni de haceros con su banda sonora)

 

 
    
   

 

 

Publicado en Yo y mis cosas... | Deja un comentario

Soñar

 

 

 

 

 

No

 

me

 

resigno 

 

a

 

dejar

 

de

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 

soñar

 

       

 

 

Publicado en Yo y mis cosas... | Deja un comentario

HISTORIAS DE GLAMOUR III

 
  
 
 
 
 
  
 
glamslips.jpg picture by CarolinaDM
  
 
 
 
LA GLAMOUROSA PERRITA AUDREY
 
 
perritaaudrey1.jpg picture by CarolinaDM
 
Mi nombre es Audrey. Así decidió llamarme mi multimillonaria dueña, heredera de un imperio de empresas textiles repartidas por todo el mundo, cuando observó que, aún siendo un cachorro, en un viaje a Nueva York, me daba por pararme a diario a desayunar un croissant con un café, con mi vestido negro de Givenchy, delante del escaparate de Tiffany. Desde entonces me llamo como la de la peli.
 
 
perritaaudrey2.jpg picture by CarolinaDM
 

Os cuento un poco más de mí…
 
Me encanta la moda, el glamour y salir por la ciudad de compras. Pero yo no me compro cualquier cosa, no, soy una perra muy sofisticada: me encantan los modelos de los diseñadores más elitistas del mundo. Habitualmente frecuento Chanel, Armani, Prada, Gucci o Versace, no os creáis que yo me conformo con cualquier cosa. Me encanta ir siempre a la última y vestir con los modelos más exclusivos. Me gusta mucho cuidar mis complementos, en mi armario tienen cabida bolsos, gafas de sol, sombreros y zapatos de todos los colores y formas… Mirad la foto y observad…
 
  
perritaaudrey3.jpg picture by CarolinaDM
 
 
 
Adoro salir de compras con mi amiga Norma; las dos somos vecinas y vivimos en Beverly Hills, muy cerca de las mansiones de Tom Cruise, Brad Pitt, Julia Roberts o Jack Nicholson. Alguna vez Norma y yo nos hemos ido de compras con nuestras amigas Britney Spears y Paris Hilton. Mirad, aquí os dejo una foto con mi amiga Norma, en una de esas salidas de shopping…
 
 
 
perritaaudrey4.jpg picture by CarolinaDM
 
 
 
La verdad es que no sé cuál de las dos es más extravagante y sofisticada, ¿qué opináis? Ambas somos diferentes, pero el glamour y el estilo siempre nos caracterizan, y llamamos la atención por donde quiera que vayamos…
 

 A Norma y a mí nos encanta salir de ligoteo, pero, la verdad, últimamente el mercado perruno está muy, pero que muy mal…
 
perritaaudrey5.jpg picture by CarolinaDM
 
 
Norma siempre se queja de que todos los perros que quieren ligar con ella son estilo Austin Powers, y yo, sin embargo, me quejo de que nunca tienen un dólar en el bolsillo. No encontramos perros que puedan soportar nuestro alto nivel de vida, y lo que sí tenemos claro es que pasamos olímpicamente de mantenerlos. Antes, preferimos estar solas y echar una canita al aire de vez en cuando…
 
  

perritaaudrey6.jpg picture by CarolinaDM 

 
 
Una de mis grandes pasiones es viajar. He visitado infinidad de ciudades, países, islas, selvas, montañas y desiertos por todo el mundo. Lo bueno de pertenecer a una dueña multimillonaria es que puedo disfrutar de todos esos lujos que la mayoría de los perros no pueden permitirse… Y los viajes es uno de ellos…
 
perritaaudrey7.jpg picture by CarolinaDM 
 
 
 perritaaudrey8.jpg picture by CarolinaDM
 
 
 
Cada cierto tiempo me gusta asistir a la ópera y disfrutar de grandes obras musicales como Rigoletto, Madame Butterfly o La Traviata. Me encanta elegir cuidadosamente el vestido que me voy a poner en ocasiones como ésta, pues siempre acuden los perros más adinerados y glamourosos de Los Ángeles. No hay que perderse nunca la oportunidad de ligar con perros guapos, apuestos y con dinero… La última vez que acudí a la ópera acabé en la cama con un elegante perro dálmata, pero todo se quedó en una noche loca…
  
 perritaaudrey9.jpg picture by CarolinaDM
 
 
En fin, esto es todo, amigos… Espero que hayáis disfrutado conmigo. Yo, por mi parte, estoy encantada de haberos mostrado parte de mi mundo y de mi glamour, así tomáis nota y vais aprendiendo de mí, ¿vale, guap@s?
 
 
¡Viva el diseño y la sofisticación! Bye, bye!
 
 
perritaaudrey10.jpg picture by CarolinaDM
  
 
Publicado en Yo y mis cosas... | 1 Comentario

Cambios en la vida

      

La vida me ha enseñado que las circunstancias pueden cambiar de la noche a la mañana, para bien o para mal.  

   

Después de atravesar por una etapa muy difícil en mi vida, que parecía interminable, POR FIN, he vuelto a ver verdaderamente la LUZ, en todos los sentidos Dicen que Dios aprieta, pero no ahoga, y es que, cuando más agobiada me sentía, cuando peor lo estaba pasando y ya casi había llegado al límite, repentinamente, mi vida ha dado un giro de 180 grados. Todo ha cambiado milagrosamente.  

   

Finalmente he recordado, una vez más, que, permanentemente, existe una Fuerza Superior que TODO lo controla y que, con un chasquido de dedos, puede hacer que nuestro destino cambie radicalmente, para bien o para mal, SIEMPRE con un fin: el aprendizaje y la evolución como ser humanos.  

   

¿Cuál ha sido mi aprendizaje en esta etapa oscura que ya, gracias a Dios, ha pasado?  

   

Que tengo a gente maravillosa a mi alrededor, incondicional, que me ama profundamente y que sé que jamás me van a fallar.  

   

Que a veces hay que agachar la cabeza, ser humilde y dejar que te echen una mano: el orgullo no lleva a ninguna parte..  

   

Que se debe dar y recibir equitativamente, de forma equilibrada.  

   

Que la fuerza del AMOR es poderosísima e imparable y que, cuando todos a tu alrededor desean que tu destino cambie y que todo vuelva a estar en orden, MILAGROSAMENTE todo cambia.  

   

Que la serenidad, que tantas veces me ha faltado en estos últimos meses, debería en todo momento presidir nuestras vidas, independientemente de nuestras circunstancias: la vida es la que es, mejor o peor, y el estar mal no va a cambiar nada, sino todo lo contrario.  

   

Que la esperanza debe de ser lo último que se pierda, pues, por muy mal que lo estemos pasando, SIEMPRE habrá alguien que esté a nuestro lado, alentándonos a levantarnos cada día, y SIEMPRE, al final, veremos la luz al final del túnel, por muy lejana que parezca.

 

Que sonreír entre lágrimas, leer, escuchar música o fomentar nuestra creatividad en tiempos difíciles son un grandísimo bálsamo.

.

Gracias a todos los que me apoyaron. Gracias a todos los que me ayudaron a ver la luz en el túnel. Gracias a todos los que creyeron profundamente en mí, sin vacilar ni un solo momento.

 

Os dejo un slide con unas fotos de esta misma tarde; en estos días estoy haciendo de enfermera para Bruno, esta noche me ha tocado quedarme en casa para suministrarle su antibiótico a las 12 en punto, como la Cenicienta

 

  

 

Publicado en Yo y mis cosas... | 3 comentarios

Mis seis angelitos

 

 

 
 

 

Tengo el privilegio de contar con seis angelitos en vida que, un buen día, el Cielo me regaló…

Adoro su presencia…

Son mis seis sobrinitos…

 

Nuño

   

Cristina

   

Álvaro

   

Carlos

   

Marco

  

y Elena.

 

 

Cómo me gusta cuando me dicen “Te quiero, tía Ca” y vienen corriendo a darme un super abrazo de oso; cuando me cuentan sus aventuras del cole; cuando me dicen que soy su tía favorita; cuando voy veloz a socorrerles cuando se caen al suelo; cuando me “seducen” para que les compre un chupachups; cuando tengo que ayudarles con su inglés -red, car, apple, pencil-; cuando me hacen jugar al fútbol y ser Casillas; cuando me hacen ponerles canciones divertidas; cuando me hacen ponerles pelis de Disney y disfrutar yo tanto como ellos; cuando me sacan de los nervios porque no se duermen; cuando me dedican sus dibujitos llenos de colores; o cuando me pringan con su merienda, su plastilina o con sus mocosSON GENIALES Que Dios bendiga a mis seis elfitos.

 
Publicado en Yo y mis cosas... | 1 Comentario

La energía del corazón

     

Tengo solo 31 años, pero la vida me ha enseñado que, así como la alegría, el SUFRIMIENTO es parte natural de ella. Caerse y levantarse una y otra vez, volver a tropezar en la misma piedra, llorar desesperadamente, sentirnos el alma desgarrada, enjuagarnos las lágrimas una vez más, renacer de entre las cenizas cual Ave Fénix y volver a sonreír conforman LA VIDA misma.

 

 

Siempre solemos decir: “no me volveré a equivocar o no tropezaré una vez más con la misma piedra.” Sin embargo, las personas que tenemos una capacidad de amor y de entrega desmesurados, no sólo somos susceptibles de caer una y otra vez en la misma piedra, sino que tenemos un corazón abierto a todo y a todos , pero también abierto a las heridas más profundas. A pesar de todo, precisamente el AMOR que guía nuestras vidas y nuestros actos es el mismo que nos reconforta y nos hace reflotar nuevamente, además de brillar con una nueva LUZ. Al fin y al cabo, son los errores en la vida lo que, irrevocablemente, nos conducen a LA VERDAD. Las personas que queremos llegar a LA VERDAD correremos grandes riesgos y nos equivocaremos una y otra vez.

 

 

Llegar a la VERDAD muchas veces implica ser valiente y original en todo sentido, y no convertirnos en una “copia”. Lo más valiente es ser FELIZ, sin embargo, ser infeliz es muy fácil y muy cobarde. Las personas llenas de miedos y que constantemente se rigen por su mente eligen la infelicidad. Cuando hay mente aparecen los miedos, sin mente solo pueden existir paz y apertura; sin mente solo se puede fluir en la vida y alcanzar el sumum de la felicidad. Sin embargo, a mucha gente le encanta ser infeliz: ¡son felices siendo INFELICES…! ¿Cómo es esto posible? Mucha gente es capaz de conformarse y estancarse en un estado de insatisfacción e infelicidad permanentes: YO, por mi parte, ELIJO SER “ASQUEROSAMENTE” FELIZ, sin duda.

 

 

El caer una vez más en la misma piedra no significa que seamos tontos o que no seamos sabios, muy al contrario, lo que ello indica es que nuestro corazón, simplemente, permanece abierto y lleno de AMOR con mayúsculas, a pesar de las muchas caídas. Significa que, de alguna manera, seguimos CREYENDO y confiando en la vida, abriendo puertas de par en par a todo lo que quiera llegar. Y es que, la energía del amor es muy poderosa y, al fin y al cabo, es la ÚNICA fuerza que verdaderamente mueve el Universo. No debemos dejar de escuchar al corazón, una y otra vez, pues será la única manera de ir en la dirección correcta. El maestro Osho decía que “en manos del corazón el intelecto se vuelve inteligente. Es una transformación, una transformación absoluta de energía. Ahora la persona no se vuelve intelectual, simplemente se vuelve sabia.”

 

 

Haciendo balance de todas las experiencias vividas con 31 años –que no han sido pocas-, hoy día, puedo decir orgullosa y con la cabeza muy alta, que no me arrepiento de nada, y mucho menos de haber amado con profundidad a varias personas. Gracias a todas ellas hoy día soy la persona que soy, con mis virtudes y mis innumerables defectos, pero, finalmente, íntegra y llena de paz interior.

 

 

Soy consciente de que las lágrimas siempre dan paso al renacer de un nuevo SOL, lleno de mucha más luz y mucha más fuerza. Confío en la vida profundamente, en todo lo bueno que me va a deparar, y en las cosas grandes que vendrán a ella, teniendo en cuenta que las lágrimas también formarán parte de esta aventura.

  

 

Publicado en Yo y mis cosas... | 3 comentarios

Los zapatos: ¡como los hombres!

 
Siempre se ha dicho que los zapatos que usamos hablan mucho de nuestra personalidad; hay quienes aseguran, incluso, que el zapato hace a la persona… Sin embargo, allá por el año 12.000 antes de Cristo, los primeros zapatos empezaron a usarse como necesidad de protección, para combatir las inclemencias del tiempo, en forma de cubiertas de piel, primitivas sandalias de hojas de palma o, posteriormente, de madera.  

 

Esta necesidad de protección finalmente derivó en un afán por mostrar la propia individualidad y personalidad a través del zapato. Así, por ejemplo, la pertenencia a una clase social u otra se distinguía a través de los distintos modelos de zapatos: cuanto más importante era la persona, más llamativos y ostentosos eran sus zapatos… De esta forma, poco a poco, a lo largo del tiempo, surgió la moda en el calzado.  

 

Sin adentrarme en excesivas referencias históricas, y para no aburriros, quisiera aportar mi particular interpretación sobre el mundo del calzado, a través de un dulce cuentecito.  

 

 

Los zapatos: ¡como los hombres!  

   

Érase una vez una delicada princesa con un pie muy hermoso, que no encontraba zapato lo suficientemente bello en el que acomodarse. La princesa deambulaba por las calles del reino, en busca del zapato perfecto…  

 

A lo largo de su vida la princesa se probó cantidades ingentes de zapatos, pero ninguno de ellos encajaba bien en su delicado pie: unos zapatos le iban grandes, otros pequeños; unos, excesivamente clásicos, otros excesivamente estridentes y vulgares; unos con demasiado tacón, otros demasiado bajos; algunos le hacían muchísimo daño, incluso le provocaban heridas o le deformaban sus pies, otros eran demasiado blanditos; unos con complicado y rebuscado diseño, otros eran excesivamente sencillos; unos demasiado perfectos, otros absolutamente defectuosos, casi diríase que ortopédicos; unos demasiado recatados y formales, otros le llegaban hasta la ingle… El caso es que, por una razón o por otra, la princesa llevaba mucho tiempo descalza. Sus delicados pies empezaban a agrietarse de tanto caminar de un lado a otro, en busca del zapato ideal.  

 

Un buen día la princesa, cansada de deambular de un lado a otro, pensó que tal vez la solución era aprender a caminar descalza; de esta forma, poco a poco, se relajaría y se sentiría cada vez más cómoda en sus propios pies, sin necesidad de encajar en ningún zapato; unos pies que, al fin y al cabo, eran el motor que, día a día, le ayudaba a continuar mirando hacia delante y a caminar sin descanso, a pesar de las muchas piedras y obstáculos que iba hallando en su diario trayecto.  

Después de mucho tiempo peregrinando de un lado a otro con sus pies descalzos como fieles compañeros, cuando verdaderamente ya se sentía cómoda, segura y despreocupada en sus pies desnudos, apareció el zapato que mejor encajaba con ella. No era mejor ni peor zapato: era simplemente “EL ZAPATO”. La princesa descubrió en aquel zapato todo lo que siempre había soñado: aquel zapato era sofisticado y original, pero no excesivamente estridente; era cómodo y flexible, pero no demasiado maleable; firme y seguro, pero sin embargo no excesivamente duro e inalterable. Era un zapato sencillo, divertido y fresco, hasta el punto de hacer cosquillas en el pie de la princesa y hacer que ésta se desternillara de la risa durante largas horas.  

 

Parecía que por fin la princesa había encontrado el zapato ideal para su delicado pie. A lo largo de los años, la princesa aprendió a acomodar su pie cada vez más a aquel maravilloso zapato, de tal forma que, llegó un momento en el que el pie nunca quiso volver a salir de aquel confortable zapatito: el pie de la princesa y el zapatito se habían convertido en UNO. Desde entonces, se oye hablar de la leyenda del pie de la princesa a un zapato pegado  

 

 

 

 

 

 

Publicado en Yo y mis cosas... | 3 comentarios